domingo, mayo 28, 2006

AUTOBIOGRAFIA


Como el náufrago metódico que contase las olas que faltan para morir,
y las contase, y las volviese a contar,
para evitar errores, hasta la última,
hasta aquella que tiene la estatura de un niño
y le besa y le cubre la frente,
así he vivido yo con una vaga prudencia de caballo de cartón en el baño,
sabiendo que jamás me he equivocado en nada,
sino en las cosas que yo más quería.

No hay comentarios.: