martes, enero 29, 2008

HERMANOS



Queridos Amigos, en este blog les he contado de mis sueños, fracasos, ilusiones, amores controvertidos y de algunos integrantes de mi familia, como por ejemplo de mis viejos que ya no están y de mi sol que alumbra cada día de mi vida que es mi hijo Juan Ignacio, por eso hoy quiero hablarles de otra parte de mi familia que tambien es muy importante para mi. que son: MIS HERMANOS, de esa porción agazapada de mi, como una marca a fuego o mejor dicho una marca de sangre que llevare de por vida,¿ saben? el amor que yo siento por mis hermanos es un capitulo aparte, ya que mas allá de las diferencias, peleas, siempre habrá algo que nos una por siempre, les contare particularmente de ellos, mi hermana mayor se llama Yuli y mi hermano del medio lo apodamos Pupi; Yuli trabaja (al igual que lo hicieron nuestros padres hasta el día en que se murieron de canillita), tiene 44 años, es casada con tres hermosos retoños que son mis sobrinos Vanesa 23 años (Educadora sanitaria), Maximiliano 20(haciendo la carrera militar) y Camila 12 anos, no es por que sean mis sobrinos pero la verdad es que son unos excelentes hijos y seres humanos. Haciendo retrospectiva vuelvo a mi infancia, aunque el tiempo haya desdibujado muchos recuerdos y muchas cosas hayan cambiado, es clara la visión que tengo cuando caminaba de la mano de mi hermana yéndonos a todos lados juntas,y ella tratandome como si fuera su muñeca de verdad, oficiando de mamá precoz, ensayando el oficio de ser mamá, siempre a mi lado cuidándome, protegiéndome y eso por mas que pase el tiempo jamás se puede olvidar, fue y es mi confidente la primera que supo de algún chico que me gustaba, la que me hizo el camino con mis padres, la que me acompaño en cada momento de mi vida y lo sigue haciendo, pero ahora desde el lugar de madre y abuela porque así la siento yo como mi madre y la abuela que no pudo tener mi hijo, eso es ella, con esa rara habilidad de curar las heridas de la carne con sus manos y curar las penas de mi alma con sus palabras y es importantísimo que ella sepa cuanto la amo y cuanto la respeto por ese modo tan particular que tiene de ver la vida y por su postura tan serena ante muchas circunstancias, por eso desde este blog quiero decirle gracias hermana por el amor que nos brindas, gracias por hacerme ver que la vida hay que vivirla noblemente como lo haces vos día a día.
Pupi ¿y de mi hermano del medio que puedo decir?... que es el mas simpático de los tres jajá jajá (eso lo dice el), Querido Hermano cuanto me recuerdas a mi padre, con ese humor tan peculiar, siempre sonriéndole a la vida, tu secreto de ser feliz es vivir plenamente cada día, ya quisiera ver la vida desde tu perspectiva ¿cuantos problemas me ahorraría? Pero eso es una virtud mirar la vida con la sencillez del corazón, que muchos estamos perdiendo, tu vida no es fácil con tu enfermedad de diabetes, pero aun así SOS un canto a la vida, todos los días vendiendo tus salames de la caroya como decís vos, te ganas el mango, para que a tus dos bellas hijas, mis sobrinas Antonella 13 años y Josefina 7 no les falte nada, pero lo mas importante para tus hijas es el amor que vos le brindas cada día, ¿no te imaginas como me emociono cuando veo, o alguien me cuenta que le tendiste generosamente la mano a un amigo o aun simple desconocido que llamo a tu puerta implorando ayuda? tu actitud sin duda me refleja a mi padre y estoy segura que de El aprendiste la caridad revestida con la grandeza de lo ingenuo, aprendiste a hacer el bien sin ostentación, te admiro por eso hermano, porque SOS un gran ser humano.
Bueno amigos bloggeros esta es mi familia a la que quiero con toda mi alma y son la única razón por lo que le temo a la muerte, y también quiero que sepan que la mayor riqueza que heredamos los hermanos Gramajo, es ser hijos de unos excelentes padres, que nos educaron con su existencia, sus acciones y el amor como única premisa.
Hasta la próxima.

lunes, enero 21, 2008

PARA COMENZAR ESTE NUEVO AÑO, QUIERO COMPARTIR CON USTEDES, ESTE ESCRITO QUE ME ENVIO UN AMIGO, ERGASTO;ESPERO LO DISFRUTEN Y SOBRE TODO QUE PODAMOS APLICARLO A NUESTRA VIDA COTIDIANA.



Persona quiere decir máscara, y cada uno de nosotros tiene muchas.



¿Hay realmente una verdadera que pueda expresar la compleja, ambigua y contradictoria condición humana?




Siempre es terrible ver a un hombre que se cree absoluta y seguramente solo, pues hay en él, algo trágico, quizás hasta sagrado, y a la vez horrendo y vergonzoso.




Siempre llevamos una máscara, que nunca es la misma sino que cambia para cada uno de los lugares
Que tenemos asignados en la vida:

- la de profesor, la del amante, la del intelectual, la del héroe,

La del hermano cariñoso.




Pero,

¿Qué máscara nos ponemos o que máscara nos queda cuando

Estamos en soledad, cuando creemos que nadie nos observa,

Nos controla, nos escucha, nos exige, nos suplica, nos intima,

Nos ataca?




¿Acaso el carácter sagrado de ese instante se deba a que el

Hombre está entonces frente a la Divinidad, o por lo menos

Ante su propia e implacable conciencia?




¡Cuántas lágrimas hay detrás de las máscaras!




¡Cuánto más podría el hombre llegar al encuentro con el otro

Hombre si nos acercáramos los unos a los otros como necesitados que somos, en lugar de figurarnos fuertes!




Si dejáramos de mostrarnos autosuficientes y nos atreviéramos
A reconocer la gran necesidad del otro que tenemos para seguir
Viviendo, como muertos de sed que somos en verdad; ¡cuánto
Mal podría ser evitado!...











Ernesto Sábato. (Rojas, Buenos Aires, Argentina, 1911). Novelista y ensayista argentino, cuya obra se caracteriza por un profundo contenido intelectual sobre la difícil separación entre las nociones del bien y del mal, y por un estilo brillante e inquietante. Autor de la novela El túnel (1948), obra que tuvo una gran aceptación y sirvió para calificarlo como una inquietante y original personalidad literaria y de Sobre héroes y tumbas (1961), considerada la mejor novela argentina del siglo XX, y que consagró a Sábato como escritor universal. Recibió el nombramiento de Caballero de la Legión de Honor de Francia en 1979, y el Premio Miguel de Cervantes en 1984. -