miércoles, diciembre 12, 2012

Para Juan Ignacio, mi hijo, mi amor...




Lo que hace que un árbol se mantenga en pie,
no son las ramas, sino sus raíces.
podemos cortar las ramas del árbol una por una
y el árbol permanecerá intacto y sus raíces creciendo.
Las causas de todos nuestros conflictos son múltiples
pero la raíz siempre es la misma.
No creas que porque se corten las ramas el árbol no crecerá,
sino todo lo contrario el tronco continuara inalterable.

viernes, diciembre 07, 2012

EL PERDON



El tema que quiero hablarles hoy es el perdón y este es un tema del que se ha hablado y escrito mucho, quizás, esto se debe a que Nuestro Señor nos ha insistido mucho sobre este tema, porque a través del perdón logramos obtener la paz con Dios, con nosotros mismos y con los demás.

Sin embargo como nos cuesta perdonar hay un viejo refrán que dice que: a perdonar solo se aprende en la vida cuando nosotros hemos necesitado que nos perdonen mucho.

El perdón es como la lluvia que cae suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe.

Algunas investigaciones han descubierto que algunas enfermedades podrían estar estrechamente relacionadas con el resentimiento causándonos distorsiones emocionales como ansiedad, amargura, frustración etc. Y esto termina afectando nuestra relación con Dios impidiéndonos nuestro crecimiento espiritual.

El primer paso que debemos dar para  perdonar a nuestro prójimo, es aprender  a perdonarnos a nosotros mismos. Muchas veces estamos verdaderamente  arrepentidos por algún pecado que hemos  cometido y le pedimos perdón a Dios y El nos perdona, pero somos nosotros lo que no podemos perdonarnos a nosotros mismos, Jesús no nos reprocha nada, pero Desea que experimentemos un cambio radical en nuestras vidas, quiere que comencemos  a confiar en su amor y en su perdón, que seamos humildes y misericordiosos con los otros, que no juzguemos con rigidez y dureza  a los demás. Vengan dice el Señor; y razonemos juntos: aunque sus pecados sean rojos como la grana, yo los dejare blanco como la nieve. Aunque sean rojos como el carmesí, yo los dejare como blanca lana.
Jesús al morir en la cruz  nos recalca  su amor perdonador, ese fue su máximo signo de amor morir por cada uno de nosotros, esto nos demuestra que su amor no tiene límites y que El está disponible para todos, especialmente para el pecador más grande.
Por eso debemos tener presente que el perdón a nosotros mismos significa la aceptación plena de nuestra historia, de nuestros pecados, de nuestras limitaciones y deficiencias, al tomar conciencia de esto podremos reconocer que debemos cambiar y reformularnos nuestra manera de pensar, de ver las cosas, transformar nuestro interior y proponernos cambios concretos.
El perdón hermanos es la clave de la paz. Pedro se acerco a Jesús y le dijo “Señor, ¿Cuántas veces pecara mi hermano contra mí y yo lo perdonare? ¿Hasta siete veces? Jesús le respondió “No te digo hasta siete, sino hasta setenta veces siete” y si nosotros queremos ser constructores de la paz y una nueva civilización de amor hagamos como si fuésemos una computadora que borramos y cancelamos todas las ofensas y la eliminamos de nuestro disco rígido. No dejemos que el rencor, la falta de perdón contaminen todas las áreas de nuestras vidas y relaciones. El rencor es una puerta que dejamos abierta a Satanás para que entre y nos robe todas las bendiciones que el señor quiere darnos. Por eso entreguemos a Dios cada huequito de nuestra historia, donde pueda haber quedado un poco de polvillo de rencor y falta de perdón Dios lo limpie y ponga a cambio un espíritu perdonador. Solo así dejaremos crecer al Ser dentro nuestro y descubriremos que nos engañamos a nosotros mismos, que sufrimos tontamente, pero si somos buenos cristianos no nos culparemos por ello, pero tampoco debemos dejar que nuestros errores se repitan.
Queridos hermanos El perdón nos libera de ataduras que amargan el alma y enferman el cuerpo, el perdón no es olvido, no significa excusar o justificar determinado hecho, no es aceptar lo ocurrido con resignación, no es negar el dolor.
Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que nos lastimo. El perdón simplemente significa dejar de lado nuestros pensamientos negativos que nos causan tanto dolor. Muchas veces  Pensamos que el perdón es  hacernos íntimos amigos de nuestro agresor y por tal motivo lo rechazamos. El perdón no implica eso para nada, el perdón es únicamente para cada uno de nosotros y para nuestro creador.

Muchas veces  para perdonar esperamos que la persona  que nos agredió cambie o modifique su conducta,  pero si esto no sucede nos resistimos a perdonar y esa falta de perdón nos ata a esas personas desde el resentimiento, nos tienen encadenados. Es necesario que el perdón se realice sin expectativas o sea sin esperar que nada suceda.  Porque si  estamos esperando que la persona que nos agredió acepte su error, si esperamos esa reacción, pues realmente no hemos perdonado de corazón, pues seguimos esperando un resarcimiento, una retribución, que nos paguen por nuestro dolor. Esto quiere decir que no hemos perdonado y que el Ego tiene el control de nuestras vidas, es nuestro Ego que a toda costa quiere cobrarle a nuestro agresor.
No existe nada ni nadie que pueda resarcirnos el dolor ocasionado en el pasado, solo JESÚS puede hacerlo. Perdonemos para que podamos ser perdonados, recordemos que con la vara con que medimos, seremos medido. Porque si perdonamos a los hombres sus ofensas, también nos perdonara a nosotros nuestro Padre Celestial, más si no perdonamos a los hombres sus ofensas, tampoco nuestro padre nos perdonara las nuestras. Perdonar y pedir perdón
Nosotros mismos nos daremos cuenta cuando nuestras heridas estén sanadas por Dios cuando al recordar eso que nos causo tanto daño no experimentemos enojo, ni dolor, ni vergüenza eso significa que estamos con paz en nuestro corazón.

jueves, noviembre 08, 2012


Creo que la vida ha sido generosa conmigo.  De hecho es tan generosa que estoy viva. También creo que vencer al cáncer se puede y yo soy la prueba más contundente de ello… va, en realidad todo lo que uno se proponga en esta vida se puede lograr, aunque haya muchas piedras en el camino, cuando la meta es clara el universo conspira para que esta se realice.
Soy una eterna convencida que la vida a pesar de todo es el regalo más maravilloso que Dios nos hizo y por eso vale la pena vivirla y arrancarla hasta el último trozo de disfrute que nos pertenece. Estoy aprendiendo a conocerme y en ese conocimiento se perfectamente cuanto se y se perfectamente también cuanto me falta aprender.  Ni en cien vidas podre saberlo todo, ni en mil podre acercarme a quien ha creado el universo todo, pero lo que sí puedo es cambiar el mundo antes creía que era una utopía, ahora estoy persuadida de ello y sé que con solo cambiar mis malas actitudes ya con eso contribuyo a un mundo mejor.
Me gustaría ser más tolerante con mis fallas y mis errores y tomarlos  como parte de mi crecimiento personal, aceptar mi vulnerabilidad, cuesta pero ya estoy en camino. A veces me asusto con lo que voy descubriendo mas allá de mi y sé que tengo la responsabilidad de llegar mas allá de mi misma y encontrarme con mi verdadero ser y así cuando la noche obscura inunde mi vida no tenga miedos si no el convencimiento que el cuerpo es materia y mi alma energía esparcida de manera sencilla.

Silvina Gramajo

miércoles, octubre 10, 2012

NO HAY ADENTRO SIN AFUERA


El camino espiritual que emprendí es la aventura más dolorosa y feliz que una persona puede experimentar e imaginar. Digo dolorosa porque conocerse asimismo no es una tarea fácil, tuve que silenciar mi ego para poder escuchar mi voz interior, aceptar mis aspectos más misteriosos que  suelo negar, rechazar, esconder y feliz porque a través de la meditación puedo tener una vida interior que nace con la autoconciencia, con la facultad de decir YO y de marcar así la presencia de una identidad. Una vida interior que se apoya en sensaciones, emociones, afectos, sueños e intuiciones intransferibles que se fueron integrando con los aspectos que yo negaba y cuando acepte esa parte de mi comencé a sentirme más confortable conmigo misma.
         Hacer el curso de Inteligencia Emocional me enseño que el camino de la perfección existe, comprendí que se debe ser feliz y para eso fue necesario cambiar creencias que me limitaban, inclusive las más simples. Con esto que les cuento no quiero que se confundan, yo no tengo una vida interior como un fenómeno que nace y muere puertas adentro, de hecho muchas personas es así como la suelen concebir y lo único que manifestaron fue un egoísmo justificado con el argumento del viaje interior, yo no quiero que esto me suceda, sino todo lo contrario quiero sacar mi mirada de mi propio ombligo por más lindo que este me parezca, quiero poner mi granito de arena para sacar a este mundo del *Solipsismo en el que flota, no quiero que esta creencia alcance proporciones epidémicas y tenga que ver como cada quien corre a salvarse a sí mismo a costa de los marginados y ver la indiferencia ante el dolor o las necesidades de los otros. Quiero tener una vida interior en relación con lo exterior, no quiero aislarme de los otros, quiero sentirme parte de un todo, quiero mirarme sin dejar de mirar hacia los otros, solo así podre descubrir mi razón de ser.

*Solipsismo: proviene del latín que significa SOLO YO EXISTO

lunes, agosto 06, 2012

Recomenzar








En este comenzar de una nueva vida, en esta búsqueda de mi misma, en este comprender porque se enferma el cuerpo, en este andar diversos caminos me he encontrado al borde del abismo y lo primero que atine a hacer fue  a escaparme, pero no lo hice, opte por una segunda opción meterme en ese agujero negro del cual pensaba que no podría salir y sin embargo aquí estoy escribiendo esto para contarles a Ustedes que leen este blog que cuando uno transita una enfermedad, en realidad  se esta purificando. Empecé tomando conciencia y luego aceptando lo que me pasa y que nadie más que yo soy la responsable de todo lo que me sucede, fue terrible salir del lugar cómodo en el que estaba el de "VICTIMA" para pasar a observarme y lo que observaba no era nada lindo y ahí empecé a aceptarme como soy, imperfecta y vulnerable pero también tuve una mirada más compasiva y comprensiva conmigo misma, una mirada de amor. Antes creía que mi felicidad dependía de los otros, hoy se que la felicidad son momentos de alegría que empiezan y terminan, son momentos instantáneos esos que nos traspasan el corazón y roza con la locura de nuestra alma, esos que revolotean en la mente cuando las mariposas se posan en el estomago, esos, esos.........
Y en este incesante ir y venir he tenido muchos altibajos resbale y caí, desistí y volví y aquí me encuentro en este camino donde aprendo y desaprendo a vivir un centenar de veces, buscando una nueva oportunidad, buscando sabiduría, paz de espíritu y conciencia de mis realidades. A veces creo que estoy cerca de llegar a la cima de la montaña y otras veces siento que mi horizonte se aleja, esto me inquieta, no me deja en paz y entro en grandes conflictos conmigo misma y trato de hacer alquimia con mis emociones y me sumerjo en un mundo mágico que solo dura segundos, minutos, lo suficiente como para saber que ese otro mundo existe y lo bastante para dejarme frustrada por no saber absorber todo lo que aprendo. Y REZO
"OH Dios mío perdón por no prestar atención y no reconocerte en las pruebas que estoy pasando, por no percibir en el canto de los pájaros, en el murmullo del agua, en el zumbido del viento y en el estruendo del trueno un testimonio de tu unidad"
"oh Dios mío dame luz, te pido por favor, inclino mi cabeza ante ti y te suplico dame luz para alimentar mi fe y así en mis noches oscuras pueda decir que TE AMO Y GRACIAS".
Muchas veces siento que avanzo dos pasos y retrocedo tres, tal vez sea porque no es el momento justo, tal vez sea que no estoy lo suficientemente madura o tal vez la vida sea esto avanzar y retroceder, pero esto no es lo que me deja andar sin sombra, lo que me angustia son mis dudas de fe, a veces creo que esto es un proceso de mi imaginación para apartar mi miedo a la muerte, pero claro la vida es así, un constante viaje un constante ir y venir, pueden variar los paisajes, puede cambiar la gente, se pueden transformar las necesidades pero la vida sigue su curso y en esta instancia mi cabeza  ya es un remolino, no consigo estar aquí y ahora y me pregunto ¿quién soy? ¿A dónde debo ir? ¿A dónde debo llegar? ¿Encontrare mi camino? ¿ Seré capaz de interpretar lo que el universo quiere decirme? y solo se me ocurre pensar que estas dudas están allí por algo, por una única razón: es preciso cambiarlo todo y seguir para adelante, es preciso que me entregue, que me deje guiar por mi intuición y solo así se me ira esta sensación de desamparo y mi alma estará  en paz y estas palabras que vienen de mi interior como una revelación diciendo “perdona y serás perdonado"

Les dejo un cuento para pensar:


El Florero de Porcelana


El Gran Maestro y el Guardián se dividían la administración de un monasterio Zen. Cierto día, el Guardián murió y fue preciso substituirlo. El Gran Maestro reunió a todos los discípulos para escoger quién tendría la honra de trabajar directamente a su lado.
 

- Voy a presentarles un problema-dijo el Gran Maestro- y aquél que lo resuelva primero, será el nuevo guardián del Templo. 

Terminado su corto discurso, colocó un banquito en el centro de la sala. Encima estaba un florero de porcelana seguramente carísimo, con una rosa roja que lo decoraba.
 

- Éste es el problema -dice el Gran Maestro -resuélvanlo-.
 

Los discípulos contemplaron perplejos el «problema», por lo que veían los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia de la flor. ¿Qué representaba aquello?, ¿Qué hacer? ¿Cuál sería el enigma?
 

Pasó el tiempo sin que nadie atinase a hacer nada salvo contemplar el «problema», hasta que uno de los discípulos se levantó, miró al maestro y a los alumnos, caminó resolutamente hasta el florero y lo tiró al suelo, destruyéndolo.
 

- Al fin alguien que lo hizo!!! - Exclamó el Gran Maestro- Empezaba a dudar de la formación que les hemos dado en todos estos años! Usted es el nuevo guardián. 
Al volver a su lugar el alumno, el Gran Maestro explicó:
 

- Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un «problema». No importa cuán bello y fascinante sea un problema, tiene que ser eliminado.
 

Un problema es un problema; puede ser un florero de porcelana muy caro, un lindo amor que ya no tiene sentido, un camino que precisa ser abandonado, por más que insistimos en recorrerlo porque nos trae confort...
 

«Solo existe una manera de lidiar con un problema»: atacándolo de frente. En esas horas, no se puede tener piedad, ni ser tentado por el lado fascinante que cualquier conflicto acarrea consigo.
 
Recuerda que un problema, es un problema. No tiene caso tratar de «acomodarlo» y darle vueltas, si al fin y al cabo ya no es otra cosa más que «UN PROBLEMA».
 

Déjalo, hazlo a un lado y continúa disfrutando de lo hermoso y lo que vale la pena en la vida. No huyas de él... acaba con él.
 

miércoles, julio 04, 2012

Tributo a la Vida




Hoy quiero rendirle tributo a la vida,
Decirle gracias a Dios por estar viva.
Y si Dios me regalara un trozo más de vida
Posiblemente no diría todo lo que pienso
Y  definitivamente pensaría todo lo que digo.
Le daría valor a las cosas simples no por lo que valen,
Si no por lo que para mi significan.
Diría con más frecuencia te quiero
Y al odio y al resentimiento los escribiría en el hielo
Para que cuando saliera el sol  los derritiera entero.

Si Dios me bendijera  y llegara a ser anciana
Vestiría mi cuerpo con colores alegres
Y a mi alma la desnudaría.
Escribiría mil poemas y pintaría los paisajes de mi vida,
Algunos buenos otros no tanto
Pero estos últimos me enseñaron a apreciar
Los buenos momentos.

Si Dios me bendijera como hasta hoy
Disfrutaría del aire fresco, del perfume de las flores
Y del amor de mis fraternos.
Le diría a mi hijo vive, sueña y aprende
Aprende que cuando se es padre tu corazón ya no vive en ti
Si no que anda deambulando por ahí.
Quizás cuando uno es joven no se da cuenta de esto
Que la vida es una sola y vale la pena sacarle hasta el
Ultimo trozo de disfrute que nos pertenece.
Entonces cuando este en mis últimas horas diré:
Vida nada me debes y nada te debo,
Vida estoy en paz.