lunes, mayo 28, 2007

25 DE MAYO



Un 25 de mayo, hace casi 200 años, nacieron los primeros patriotas argentinos.
En una ciudad que apenas contaba con 400.000 habitantes, un grupo de hombres y mujeres decidió ser protagonista de su propia historia y generar un gran cambio. Eligieron el camino más difícil.
Optaron por dejar de recibir órdenes y aceptaron el desafío de ser libres e independientes.
Aquella revolución que hoy celebramos, puso en marcha un proceso que no tendría retorno: el de la independencia, el de escribir nuestra propia historia.
En casi 200 años, la realidad de nuestro país y del mundo cambió.
Atrás quedaron las batallas y expediciones que culminaron con la independencia.
Hoy es tiempo de otras batallas, sin las armas de antaño, pero con los mismos ideales, una nación libre, justa y soberana, que nos cobije en su vuelo, un pueblo que merece ser feliz. Tal como los patriotas de 1810 que vivieron el espíritu de la libertad, como una oportunidad de ser diferentes, pero participando en el concierto de las naciones del mundo. Una oportunidad para que los pueblos libres del mundo dijeran: "Al gran pueblo argentino salud". En este sentido el rol de la escuela es fundamental: debemos recuperar lo mejor de nuestra historia y tradiciones, y preparar a las nuevas generaciones para que hagan triunfar a la Argentina.
Esta vez nuestra lucha será contra la ignorancia, la desidia, la desesperanza. Ahora debemos librar la batalla del conocimiento.
Los nuevos patriotas no tendrán que alistarse en ningún ejército emancipador. Nuestras huestes serán los científicos, los técnicos, los artistas, los emprendedores. Todos los que queremos ver a la Patria fuerte, grande, donde su sólo nombre sea sinónimo de paz, de pan en cada mesa, de trabajo y dignidad, de sueños rescatados, de proyectos, de cansancio y satisfacción por el deber cumplido, de igualdad, de valores inherentes al ser humano.
Debemos ser capaces de reafirmar la grandeza de este suelo, que cobijó a nuestros abuelos, algunos de ellos que llegaron aquí con la esperanza de una vida mejor, que eligieron a la Argentina y la sintieron suya desde que pisaron por primera vez esta tierra.
Hoy Argentina duele, lo sentimos en los más profundo de nuestros corazones, pero es tiempo de empezar a cerrar heridas, de conjugar cielo, tierra y mar, pero juntos, cada uno desde su propio lugar, por más pequeños que nos parezcan nuestros actos, por mas solos que nos sintamos, siempre habrá alguien siguiendo nuestras huellas, para finalmente caminar a nuestro lado. Desde pequeños aprendimos que patria es memoria y sueño bajo la piel.
Aquellos patriotas de mayo de 1810 nos dirían: o se ocupan de construir su propio destino u otros lo harán por ustedes.
Mirando hacia delante tenemos un gran desafío. No nos dejemos caer en el abatimiento, que no nos gane la desesperanza.
Tomemos las siguientes palabras como nuestras:
Si algún golpe de suerte a contrapelo, a contra sol, a contra luz, a contra vida
entorna pájaro que quiebra el vuelo y te revuelca con el ala herida
y hay tanto viento para andar las alas tanto celeste para echarse encima
y pese a eso vuelve la mañana y está el amor que su milagro arrima.
Porque caerse y entregar las alas. Porque rendirse y manotear las ruinas,
si es el dolor al fin quien nos iguala y la esperanza quien nos ilumina
Abrí los ojos y tragate el cielo sentite fuerte y empuja hacia arriba.
Argentina lo necesita y por sobre todas las cosas, lo merece.


Se necesitan patriotas, está abierta la inscripción.

jueves, mayo 17, 2007

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD


Cuando me amé de verdad, pude comprender que en cualquier circunstancia, estaba en el lugar correcto a la hora correcta. Entonces pude relajarme.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que el sufrimiento emocional es una señal de que estoy yendo contra mi verdad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver que todo lo que sucede contribuye para mi crecimiento.

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo intentar forzar a alguna cosa a alguien que todavía no está preparado - incluyéndome.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuera saludable: personas, tareas, creencias y -cualquier cosa que me disminuyera. Mi razón llamó a eso egoísmo. Pero hoy sé que es amor-propio.

Cuando me amé de verdad, dejé de temer mi tiempo libre y desistí de hacer planes. Hoy hago lo que creo correcto y a mi propio ritmo. ¡Y como es bueno eso!

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con ello, me equivoqué en menos ocasiones.

Cuando me amé de verdad, desistí de estar reviviendo el pasado y de preocuparme con el futuro. Eso me mantiene en el presente, que es donde la vida sucede.

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando la pongo al servicio de mi corazón, se vuelve una gran y valiosa aliada.
Posted by Picasa

martes, mayo 08, 2007






Veo sombras que se apagan, en mi mente y en mi corazón, tengo recuerdos que se cruzan con el hoy. No entiendo para que regresaste?, si yo estaba resignada a no tenerte, pero SOS cruel y regresaste solo para meter el dedo en la herida, herida que nunca cicatrizo, herida que vos mismo PROVOCASTE, al dejarme sola cuando quede embarazada y sola tuve que poner el pecho a muchas situaciones duras, como por ejemplo la enfermedad de mi madre y posterior muerte, tan solo cuando mi hijo tenia tres meses, fue muy difícil cargar con muchas cosas sola, mientras vos te mostrabas con tu nueva novia en todas partes, creo que no SOS conciente del daño que causaste. Siempre quise saber si tu novia sabia de la existencia mía y de tu hijo, quería verle la cara, hablar con ella y preguntarle ¿como puede estar con un hombre que desconoce su propia sangre? Sin embargo no se como ni cuando un día regresaste y yo te recibí con los brazos abiertos empapándote de este amor contenido por mucho tiempo, pero me VI sorprendida, cuando me dijiste que querías estar conmigo, pero por ahora no lo verías a nuestro hijo, y yo crédula y tonta acepte verte, pensando que muy pronto seriamos esa familia que yo tanto soñé y anhele tener, pasaron dos años desde que volviste y todavía sigo esperando que te encuentres con IGNACIO, pero cuando UNO sabe en SU interior que las cosas no están bien, pero aun así se OBSESIONA por tener eso que soñó siempre, es cuando comúnmente decimos, hablando mal y pronto que “Estas mehando fuera del tarro” pero por suerte te fuiste de nuevo y ahora quiero que estos recuerdos se terminen, quiero VIVIR y tener un SUEÑO aun por ver, quiero ESCAPAR Y DESPERTAR SIN MEMORIA, quiero RESPIRAR, sin sentir tu aliento, quiero VIVIR, sin saber del tiempo. Quiero EXISTIR, sentir el silencio, sin que me lastime, salir a la calle sin mirar la ausencia del ayer, sin RECORDAR QUE ALGUNA VEZ TE AME… si cuanto te ame!!!... Casi no lo creo estoy hablando en pasado, pero es así…te ame y solo DIOS Y YO sabemos como y cuanto lo hice!!!Pero por suerte este amor se perdió, al igual que un barco se pierde en el mar y con el se hundieron las mil historias vividas juntos y se perdió también el rencor, el despecho, la desilusión y todo lo que me lastimo. Ahora respiro profundo y digo BIENVENIDA A LA VIDA SILVINA.