viernes, febrero 24, 2006

CARTA A MI MISMA


Querida Silvina:

Hace mucho tiempo que tengo ganas de escribirte, pero por una cosa u otra lo he ido dejando pasar, pero creo que este es el momento de escribirte y recordarte todo lo que has olvidado de cuando eras niña y me pregunto ¿por qué mataste esa niña que vivía en ti?. Entonces estoy emprendiendo la difícil tarea de resucitar a un muerto, un muerto en tu memoria, porque solo los muertos a través de la memoria pueden revivir y tengo fe y esperanza de que así suceda con vos.
Te conozco desde hace 35 años, las primeras veces que nos vimos fue allá en mi querido barrio Colon en esas calles de tierra en la que nacimos las dos, donde las puertas se dejaban sin llave, donde por las tardes acostumbrábamos a sacar la mesita a la vereda para tomar mate, vos era una niña inquieta que corría de aquí para allá, que te gustaba jugar a la pelota con tus amigos y tu mama rezaba que eras una machota y que las niñas no debían jugar a la pelota, pero a vos no te importaba lo que pensaran los demás, solo contaba que vos te divirtieras y la pasaras bien y tenias un padre que te festejaba los goles que hacías, pero también te enojabas con mama porque te hacia dos trenzas apretadas y de tanto Que te estiraba el pelo casi no veías.
Pasaron los años y te convertiste en una adolescente rebelde, fui siguiendo tu crecimiento paso a paso y debo decirte que he celebrado tus logros y he sufrido con cada lagrima que derramaste por algún amor controvertido que tuviste (valla si los tuviste), pero eran cosas de la vida parte de nuestro crecimiento, dirán muchos que todo es relativo y que lo que ayer era malo hoy es bueno o viceversa, pero hoy ya eres una mujer, una mujer que le cuesta correr riesgos, una mujer que piensa en el que dirán los demás, una mujer que prefiere vivir de recuerdos en el amor a animarse a conquistar uno nuevo, una mujer que siempre pone excusas para emprender las cosas que le hacen bien, una mujer prejuiciosa y hasta a veces diría una mujer frustrada. ¿Dónde estas Silvina?, despertate por favor, viví tu vida, vuelve a ser la de antes, esa mujer a lo que yo admiraba, la que luchaba por la justicia, la que era un canto a la vida que siempre tenia una palabra de aliento para regalar a alguien, la que pensaba en el prójimo y lo aceptaba tal cual es, sin diferenciar religión, política, clase social, la que pateaba el tablero y puteaba cuando se enojaba, la que dirigía su propia vida, la que los amigos la llamaban para alguna pelea por supuesto justa, vos allí estabas poniéndote al frente para dar la cara por tus amigos, si me dirás que muchos de los que vos creías tus amigos, te dieron vuelta la cara... pero mírame, decime no es mejor a ver Dado todo por un amigo aunque este no lo mereciera que quedarse con un cargo de conciencia, yo te aseguro que muchos de esos que te dieron la espalda, hoy tienen un cargo de conciencia ellos y no vos, son ellos los que te perdieron como amiga.
Sé que ahora quieres estudiar periodismo y que hay muchos que intentan sacarte esa idea diciéndote un montón de cosas tontas y vos misma te boicoteas diciéndote que no vas a poder, que no quieres dejarlo mucho tiempo a Juan, por favor sabes que eso en gran parte es mentira, porque lo que mas te paraliza a vos es el miedo al cambio, no tienes que matarlo al miedo tienes que aprender a convivir con el, porque muchas veces, este es el parámetro de muchas cosas y con respecto a Juan, estoy segura que se va a sentir orgulloso de la madre que tiene. Dale Silvi lucha por tus sueños, cree en las utopías, porque cuando una persona ha decidido el objetivo que persigue, o este se hace claro y preciso, entonces alcanzan la madurez y la serenidad necesarias para la propia realización. Yo solo deseo que apuntes a donde te señala el corazVínculoón, y cuando tengas en la mira el ideal de tu vida, te vuelques incondicionalmente a el con todas tus fuerzas. Te sobran aptitudes, solo resta que vos te decidas.
Finalmente te pido perdón por lo duras que te puedan haber resultado mis palabras, pero era necesario que reaccionaras y lo hice por que a pesar de tu cansancio y la tristeza veo en tus ojos, al fondo, detrás de tu mirada una luz y los que tienen esa luz son los que están decididos a arrancarle a la vida palmo a palmo el trozo de disfrute que les pertenece.
Y para terminar solo quiero decirte que un solo ser humano transformado cambia el mundo y que en este renacer te encuentre con un amor (no platónico) tomada de la mano y una sonrisa en tu rostro.
Te quiero. Silvina

1 comentario:

Anónimo dijo...

silvina creo que tienes muchos pero mucho talento para escribir,y deverias seguir lo que tu deces ser, periodista y escritora, con relacion a lo escrito lo mas importante que vos saves es que hay una silvina que deberia ser la que deves imitar o volver a ser, no tengas miedo y no gahas lo que sientes yo siempre tengo miedo pero sigo buscando mi salida te felicito un amigo-complañero marcelo pereyra.-